17 de octubre de 2013

Nueva antología personal, Jorge Luis Borges


Edición de 1980
Editorial: Bruguera
Género: Poesía, relatos y ensayo
Páginas: 282
Publicado en 1968


Resumen

Después de casi medio siglo de escrupulosa devoción por su arte, Jorge Luis Borges escogió de forma muy personal una antología de su trabajo que incluía relatos, ensayos y poesía.También estaban en esta selección unas «,prosas», mordaces que adquieren las dimensiones de un género único en las letras contemporáneas. En el prólogo declaraba su intención: «,Sospecho que un autor debe intervenir lo menos posible en la elaboración de su obra. Debe tratar de ser un amanuense del Espíritu o de la Musa (ambas palabras son sinónimas), no de sus opiniones, que son lo más superficial que hay en él. Así lo entendió Rudyard Kipling, el más ilustre de los escritores comprometidos. A un escritor —nos dijo—le está dado inventar una fábula pero no la moralidad de esa fábula. Ojalá las páginas que he elegido prosigan su intricado destino en la conciencia del lector. Mis temas habituales están en ellas: la perplejidad metafísica, los muertos que perduran en mí, la germanística, el lenguaje, la patria, la paradójica suerte de los poetas.», Parafraseando al propio Borges, el Tiempo ya ha dictado que ésta es una antología admirable.



Fragmentos 

Siempre que comento un libro comparto un fragmento del mismo. En este caso, voy a hacer una excepción y ya que el libro es un compendio intimo y personal del autor. Emulando a Borges voy a seleccionar de su antología una poesía y dos fragmentos, uno de un ensayo y el otro de un relato.


Camden, 1892 (Poesía)




El olor del café y de los periódicos. 
El domingo y su tedio. La mañana 
y en la entrevista página esa vana 
publicación de versos alegóricos

de un colega feliz. El hombre viejo 
está postrado y blanco en su decente 
habitación de pobre. Ociosamente 
mira su cara en el cansado espejo.

Piensa, ya sin asombro, que esa cara 
es él. La distraída mano toca 
la turbia barba y saqueada boca.

No está lejos el fin. Su voz declara: 
Casi no soy, pero mis versos ritman 
la vida y su esplendor. Yo fui Walt Whitman.




Sobre los clásicos (Ensayo)



"Clásico es aquel libro que una nación o un grupo de naciones o el largo tiempo han decidido leer como si en sus páginas todo fuera deliberado, fatal, profundo como el cosmos y capaz de interpretaciones sin término. Previsiblemente, esas decisiones varían. Para los alemanes y austríacos el Fausto es una obra genial; para otros, una de las más famosas formas del tedio, como el segundo Paraíso de MIlton o la obra de Rabelais. Libros como el de Job, la Divina Comedia, Macbeth (y, para mí, algunas de las sagas del Norte) prometen una larga inmortalidad, pero nada sabemos del porvenir, salvo que diferirá del presente. Una preferencia bien puede ser una superstición".


El jardín de senderos que se bifurcan (Relato)


"Soy un hombre cobarde. Ahora lo digo, ahora que he llevado a término un plan que nadie no calificará de arriesgado. Yo sé que fue terrible su ejecución. No lo hice por Alemania, no. Nada me importa un país bárbaro, que me ha obligado a la abyección de ser un espía. Además, yo sé de un hombre de Inglaterra —un hombre modesto— que para mí no es menos que Goethe. Arriba de una hora no hablé con él, pero durante una hora fue Goethe... Lo hice, porque yo sentía que el Jefe tenía en poco a los de mi raza -a los innumerables antepasados que confluyen en mí. Yo quería probarle que un amarillo podía salvar a sus ejércitos. Además, yo debía huir del capitán. Sus manos y su voz podían golpear en cualquier momento a mi puerta. Me vestí sin ruido, me dije adiós en el espejo, bajé, escudriñé la calle tranquila y salí".


Mi opinión

Hasta este mismo año la obra de Borges era completamente desconocida para mi. Hace unos meses leí El aleph y desde entonces me quedé con ganas de más. Borges es el autor más peculiar con el que me he topado en mi vida como lector. Su literatura es enigmática, sublime y exquisita. Uno llega a sentir vértigo ante la cantidad de nombres y datos bibliográficos a los que hace referencia. Es un hombre que se dedico toda la vida a la literatura y al estudio de textos, autores y libros. En sus textos y ensayos predominan la retorica, el lenguaje altivo y mordaz, las innumerables paradojas y contradicciones en las que hace al lector participe. El regusto que deja Borges en el lector es de perplejidad, cuesta entender en ocasiones a que se está refiriendo o que es exactamente lo que quiere decir, pero lo hace desde una genialidad innata, provocando en el lector un ávido interés por seguir conociendo y disfrutando, el  infinito universo que mana de la pluma del gran Borges.


Nota: 9 sobre 10


¿Habéis leído algo de Borges?

Si queréis comentarme o añadir algo, estaré encantado de recibir contestar a vuestros comentarios.
Saludos.

1 comentario :

  1. Tengo una deuda contraída con Borges, del que no he leído nada más allá del relato El aleph. He de saldarla cuanto antes...
    Un saludo,

    ResponderEliminar