1 de abril de 2015

2001: Una odisea espacial, de Arthur C. Clarke



2001: Una odisea espacial, de Arthur C. Clarke
Título original: 2001: A Space Odyssey
Traductor: Antonio Ribera
Editorial: Debolsillo
Género: Ciencia-ficción
Páginas: 240
Publicado en 1968


¿Cuál es la trama de la novela?

La evolución humana a lo largo de varios millones de años es el tema principal que trata.
La novela comienza en algún lugar de África en la época de las primeras comunidades de homínidos prehumanos. Moon-Watcher, el líder de la manada, hace lo que puede para sobrevivir penosamente. El y los suyos, son seres primitivos sin consciencia y si la evolución no lo remedia, tienen todas las papeletas para acabar extinguiéndose. Un buen día sucede algo inexplicable. Cerca de las cuevas en donde habitan, aparece de la nada un monolito transparente de unos tres metros de alto. A partir de la aparición del monolito, tanto Moon-Watcher como el resto de su manada, empiezan a comportarse de forma distinta. Es como si empezaran a pensar, como si de pronto y gracias al misterioso monolito, comenzaran a tener una débil consciencia. A los pocos días, los homínidos se dan cuenta de que tienen el alimento a mano, solo tienen que utilizar los huesos de los animales muertos como armas, a modo de martillos, para hacer papilla todo lo que se les ponga por delante. Esta fase del libro concluye cuando matan a su principal depredador, un leopardo que los tenia acojonados y cuando también se imponen a un clan rival con el que estaban peleados por la propiedad de una charca.

En el siguiente capitulo la novela da un salto de unos 3 millones de años. Ahora estamos en el siglo XX, en 1999. El ser humano ha colonizado la luna y tiene una base-ciudad permanente. Algo inquieta a los investigadores estadounidenses. De la noche a la mañana han descubierto un campo magnético en una región de la luna. Cuando encuentran la localización exacta, se ponen a excavar para ver que es lo que provoca ese campo magnético. La sorpresa no se hace esperar, y a unos diez metros de profundidad encuentran el objeto en cuestión: un monolito negro (igual que el que encontraron los homínidos). Nadie tiene ni idea de que es, o para que vale ese ingenio, que aparentemente tiene todo la pinta de ser extraterrestre o casi que mejor extra-lunar. La duda también se resuelve pronto, porque al incidir los rayos del sol sobre el monolito, este emite una señal acústica que deja medio sordos a todos los investigadores.

El caso es que ya saben o intuyen saber lo que es: una señal de radio. Los científicos apenas tardan unos días en averiguar que la señal se ha emitido desde alguno de los satélites de Saturno. Deciden entonces enviar una nave de reconocimiento, pero ocultan a la tripulación el objetivo del viaje: localizar a la civilización que puso el monolito en la luna.

El resto de la novela transcurre a partir de ese momento casi exclusivamente en una nave espacial: la Discovery (en mi libro viejuno siempre la nombran como la Descubrimiento). Han pasado un par de años, ahora estamos en 2001. La Discovery es la nave que los investigadores han enviado para que localice desde donde se emitió la señal. A bordo de ella, y durante varios años, un equipo de cinco hombres (tres de los cuales tienen un papel efímero, o casi que mejor nulo) son los encargados de esta misión. Dos de ellos despiertan (mediante un complejo sistema la nave los había tenido en una especie de hibernación) cuando todavía están a mitad de camino. Dave Bowman y Frank Poole son los encargados, junto a HAL 9.000 el ordenador central que maneja toda la nave, de llevar a buen puerto la mision. Se supone que todo está controlado y que es imposible el más minimo fallo, pero HAL 9.000 comienza a dar señales alarmantes de que algo no va bien... (no sigo que si no os la estropeo).




Os he puesto una de las primeras escenas de la peli. Si no la habéis visto echadle un ojo que no tiene desperdicio. Además sus protas salen todos muy monos.


De la pelicula al libro

No, no me he equivocado. En este caso y aunque parezca extraño, primero fue la película y luego el libro. Los antecedentes son los siguientes. Stanley Kubrick, uno de los directores más prestigios de la historia del cine, quiere hacer una película de ciencia-ficción. Por esa época, Arthur C. Clarke, era una eminencia entre los escritores de ciencia-ficción, y el realizador estadounidense le pidió que colaborara con él escribiendo un guion entre ambos. Clarke no era a la sazón un escritor a secas, fue presidente de la Sociedad Interplanetaria Británica y era un reputado científico especializado en física astronauta. En el guion estuvieron trabajando juntos un año. Clarke se basó en una par de novelas suyas: El fin de la infancia y El centinela, para algunas de las ideas y temas que trata la película. El film se estreno el  6 de abril de 1968 y el libro se publicó unos meses después, aunque Clarke estuvo trabajando en el libro mientras duró el rodaje de la pelicula (estuvieron un par de añitos para tenerla a punto) y lo tenia acabado.


Stanley Kubrick y Arthur C. Clarke en una oficina
 en Nueva York, mientras estaban escribiendo 2001, vía


El comienzo de 2001: Una odisea espacial

La sequía había durado ya diez millones de años, y el reinado de los terribles saurios tiempo ha que había terminado. Aquí en el ecuador, en el continente que había de ser conocido un día como Africa, la batalla por la existencia había alcanzado un nuevo clímax de ferocidad, no avistándose aún al victorioso. En este terreno baldío y disecado sólo podía medrar, o aun esperar sobrevivir, lo pequeño, lo raudo o lo feroz.
Los hombres mono del "veldt" no eran nada de ello, y no estaban por ende medrando; realmente, se encontraban ya muy adelantados en el curso de la extinción racial. Una cincuentena de ellos ocupaban un grupo de cuevas que dominaban un angosto vallecito, dividido por un perezoso riachuelo alimentado por las nieves de las montañas, situadas a doscientas millas al norte. En épocas malas, el riachuelo desaparecía por completo, y la tribu vivía bajo el sombrío manto de la sed.


¿Por qué hay que leer 2001?

Cuando te enfrentas a una lectura de culto, cuya fama  ha llegado intacta hasta nuestro días, te entra una especie de miedo por si al final resulta que es mucho menos de lo que te esperas. Afortunadamente en este caso, no solo ha cumplido mis expectativas, si no que las ha mejorado ostensiblemente. Siendo sincero, 2001: Una odisea espacial, me parece una verdadera obra de arte, una maravilla. Es de esos libros que trascienden más allá de su genero (en su caso la ciencia-ficción) para convertirse en una lectura imprescindible y necesaria. Muchos de los vaticinios de la novela no se han cumplido todavía, e incluso puede que no se cumplan jamás, pero el poso que deja este libro es que ahí fuera hay algo más y que tarde o temprano se descubrirá o nos descubrirán.


Enlaces de interés:


Nota: 10/10





16 comentarios :

  1. Ya sé que lo que voy a decir será probablemente incomprendido: odio la película. Nunca he podido con ella. Así que me abstengo del libro, más todavía siendo posterior (qué raro). Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Emma. Perdona por no contestar antes (estaba muy liado con otros asuntos). Yo no recuerdo muy bien la peli, pero igual que para muchas personas es una peli de culto tambien hay un importante numero de espectadores a los que no les gustó (o no se enteraron de qué iba). Me reitero en que el libro es genial, pero entiendo que si la peli no te gustó no te arrimes a el. Saludos.

      Eliminar
  2. Paso un poco de puntillas por la entrada porque pretendo revisionar la película (la vi cuando era pequeña y apenas me acuerdo). El libro no sé si lo leeré porque me suele costar un poco avanzar con las páginas cuando se trata de ciencia ficción... pero por lo poco que sé/recuerdo y lo poco que he querido leer aquí, la verdad es que me dan ganas.

    Y también por lo poco que recuerdo, puedo decir que es una buena recomendación :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso si no te lees el libro, lo más seguro es que no le encuentres sentido a la pelicula. Esa es la conclusión que he sacado yo. Saludos.

      Eliminar
  3. ¡Qué curioso, hace apenas dos días rescaté y me leí unos cuantos relatos de ciencia-ficción de una de las antologías de Bruguera y contenía "Silencio, por favor" de Arthur C. Clarke! Aún no he leído esta archiconocida novela (por cierto, genial la síntesis que has hecho, muy elaborada la entrada, me encanta que seas tan meticuloso...) Bueno, el caso es que sí trataré de leerla (máxime cuando la recomiendas con tanta convicción). Lo que no sé con seguridad es cuándo. Gracias. Un saludo (Perdona la extensión. A mí la película me agobió un poco...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rachael. Yo quiero ver la peli porque ahora creo que la disfrutaré más y mejor. Seguramente si no me llego a leer el libro, de la peli habría pasado por completo. Saludos.

      Eliminar
  4. es uno de esos extraños casos donde la película es claramente superior al libro.A mi no me hizo la novela mucha gracia.
    Algo parecido ocurre con "Blade Runner"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raúl. Cuando vea la pelicula te cuento (quiero ver si la compro un día de estos). Yo intenté leer la de Blade Runner y desistí a las primeras de cambio. Saludos y gracias por comentar.

      Eliminar
  5. Hola, no la he visto ni leído el libro, no te puedo opinar, pero esta bien que por una vez la peli supere al libro, cosa rara la verdad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo todavía no estoy tan seguro. Creo que es un caso raro, en el que hay que leer el libro para entender mejor la peli. Saludos.

      Eliminar
  6. En mi opinión, el libro supera ampliamente a la película.
    Buena reseña.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Humberto. Si lees el resto de comentarios verás que hay opiniones para todos los gustos. La peli no sé si me gustará. El libro me ha encantado. Saludos.

      Eliminar
  7. He leído algún libro escrito posteriormente a su respectiva película y se suele notar, aunque eso no implica que el libro no merezca la pena. He hecho una lectura transversal de tu reseña porque no quería saber demasiado, ya que pretendo leerlo algún día.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther. El libro es una pasada. Y creo que entendiendo el libro la pelicula puede estar todavía mejor, porque se explican muchas cosas que en la pelicula se ve que no quedan claras. Saludos.

      Eliminar
  8. lo tengo y nunca lo leí.... es que lo compré por el fetiche de tener el libro de la mejor película que ví en mi vida, quizá por eso no me animé a leerlo.... ahora después de tus palabras me dieron mas ganas....

    que dúo este, Kubrick y Clarke, mamita.... salu2.....

    ResponderEliminar
  9. Una gran novela, sobre todo por la drama en la que se emplea, la recomiendo a todo el mundo que le gusten las novelas con muchísimo drama!!

    ResponderEliminar