31 de enero de 2016

Abrázame, oscuridad de Dennis Lehane




Título original: Darkness, take my hand
Traductor: Ramón de España
Editorial: RBA
Género: Novela Negra
Páginas: 432
Publicado en 1996


Resumen

La pareja de detectives Kenzie y Gennaro son contratados por una eminente psiquiatra para que vigilen de cerca a su hijo Jason porque ha recibido un anónimo en el que aparece la fotografía del joven. Parece que por un motivo que todavía están lejos de comprender, la mafia irlandesa de Boston está metida de lleno en el asunto. Gracias a un contacto de los detectives consiguen entrevistarse con el jefe de la mafia, pero este les asegura que no tienen nada en contra de la psiquiatra ni del hijo. Durante un par de semanas ambos detectives vigilan las 24 horas a Jason, pero viendo que no sucede nada, deciden hablar con la madre y rescindir el contrato porque no quieren seguir cobrando por algo que parece más una broma que otra cosa. La doctora esta de acuerdo y cada uno vuelve a dedicarse a lo suyo.

Al día siguiente Jason aparece descuartizado. Los dos detectives se siente culpables y ahora piensan ir a por el asesino pase lo que pase. Conforme avanza la investigación descubren un nuevo cadáver que les pone tras la pista de un asesino en serie que lleva encerrado más de 20 años. El modus operandi de la segunda muerte es muy similar al que utilizaba ese asesino y se entrevistan con él en la cárcel.

La entrevista tiene un resultado demoledor. Por lo que se ve el asesino conoce a Kenzie y parece que de una forma u otra el pasado del detective esta conectado con el asesinato de Jason. De hecho, a los pocos días, su compañera Gennaro recibe un mensaje anónimo muy parecido al que le enviaron a la psiquiatra. En este caso se trata de una foto en la que aparece ella y su ex marido. Todas las alarmas saltan al unisono, el imitador o el cómplice del asesino que está en la cárcel ha puesto el punto de mira en la pareja de detectives y parece que no se detendrá hasta acabar con ellos.


El comienzo de la novela

De pequeño, mi padre me llevó a la azotea de un edificio que acababa de arder. Me estaba enseñando el cuartel de bomberos cuando se produjo la llamada, lo que me llevó a sentarme a su lado en el asiento delantero del camión, excitado por la manera en que el vehículo giraba en las esquinas, doblándose por su parte trasera, mientras las sirenas aullaban y el humo, azul y negro, se alzaba por delante de nosotros. Una hora después de dominar las llamas, cuando sus colegas ya me habían alborotado el pelo una docena de veces y se me había permitido atiborrarme de frankfurts mientras, sentado en la acera, les veía trabajar, apareció mi padre, me cogió de la mano y me condujo a la salida de incendios. Mientras ascendíamos por la escalera, aceitosas espirales de humo se nos enredaban en el cabello y acariciaban los ladrillos, y a través de las ventanas rotas veía suelos calcinados y echados a perder. De los agujeros del techo caía agua sucia. Ese edificio me daba pavor, y mi padre casi tuvo que sacarme a empujones a la azotea. —Patrick —suspiró mientras caminábamos por el suelo recubierto de cartón alquitranado—. No pasa nada. ¿No lo ves? Me asomé y vi esa ciudad de acero azul y amarillo que se extendía más allá del barrio. Podía oler el calor y el destrozo de allí abajo. —¿No lo ves? —repitió mi padre— . Aquí estamos a salvo. Hemos detenido el fuego en los pisos bajos. Aquí no nos puede alcanzar. Si cortas el fuego de raíz, no puede subir. Me pasó la mano por el pelo y me besó en la mejilla. Y yo me eché a temblar.



Mi opinión

Por un lado  me ha gustado bastante. Son más de 400 páginas y me lo he leído en dos días. La narración es muy ágil y tiene un punto de tensión muy logrado. Los personajes son un poco artificiales, pero apenas afecta a lo que es la trama. Lo que menos me ha gustado es que hay alguna que otra muerte que se la podría haber ahorrado, o al menos no dar tantos detalles escabrosos. En algunas de las mejores novelas negras que he leído hay, por así decirlo, los cadáveres justos, pero aquí vuelvo a repetir que creo que hay un exceso de violencia que estropea un pelín el conjunto global del libro. Aun con esas, creo que es un libro muy entretenido y que merece la pena darle una oportunidad. Es el segundo volumen, de los seis que consta esta serie, y tengo preparado ya el siguiente, pero me esperare un par de libros para seguir con las aventuras sórdidas de estos bostonianos.



Nota 

7 sobre 10



5 comentarios :

  1. Este libro me lo leí el mes pasado y he estado trabajando la reseña para mi blog. Qué casualidad que acabes de leerlo tú también. Estoy de acuerdo con lo de los detalles escabrosos, hay mucha sangre de por medio y los protagonistas tienen su punto artificial pero ¿qué protagonista no los tiene? Es lo que define a este tipo de personajes. Tengo leídos Desapareció una noche y Un trago antes de la guerra aparte de este. Lehane vende muy bien su material es uno de mis autores favoritos.

    ResponderEliminar
  2. Tiene buena pinta el libro.

    Saludos,amigo.


    Oscar Iglesias Casado

    Visita mis blogs.

    http://regeneracionoscar.blogspot.com
    http://rincondeoscar.blogspot.com

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola David! He llegado a tu blog buscando información para hacer una entrada de cine y literatura. Quería decirte que me encanta tu blog porque yo también estoy enamorada de la lectura e intento transmitir este amor a los libros a mis alumnos. Tiene contenidos muy interesantes, que ya miraré más despacio.

    Un saludo,
    Rosa.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta Dennis Lehane. Es uno de mis autores favoritos de novela negra. La serie de Kenzie y Gennaro, no está mal, pero me gustan más sus otros libros: Mistyc river, Sutter island, Cualquier otro día, La entrega...
    Voy repasando títulos y me doy cuenta de la cantidad de buenas novelas que le he leído.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    No pinta mal para mi gusto. Creo que me podría entretener así que lo apunto para un futuro.
    Me ha encantado tu reseña. ¡Está genial!
    ¡Nos leemos!
    ¡Feliz domingo! :-)

    ResponderEliminar