30 de septiembre de 2013

El pasadizo del deseo, de Dominique Sylvain


Editorial: Santillana (El país)
Género: Novela negra, policíaca
Traducción de Sófia Tros De Ilarduña
Páginas: 307
Publicado en 2004 (2008 en España)

Resumen

Dos hechos simultáneos en el tiempo: tres atracadores –Jean-Luc, Farid y Noah– roban de madrugada una oficina de cambio de divisas, situada en los Campos Elíseos, por el método del alunizaje, logrando un botín de un millón y medio de euros. En un apartamento, en el pasadizo del Deseo, que comparten tres jóvenes –Jadiya, Cloé y Vanessa–, aparece muerta Vanessa, estrangulada y con los pies cortados. Estos dos hechos, aparentemente sin relación alguna entre ellos, van imbricándose uno con otro, como las piezas de un puzle, hasta quedar resuelto.
El tema principal es el esclarecimiento de un asesinato a través de una investigación policial basada en la observación, la acumulación de datos, la constancia y tenacidad y la aplicación de la psicología. Todo ello encuadrado en la ciudad de París, que tiene un gran protagonismo, y rodeado de los componentes que definen la sociedad actual: la comunicación cibernética, los sin techo, los niños rumanos explotados por los albanos, el cine gore, los masajes reparadores, el psicoanálisis, el robo con alunizaje, la actualidad política; junto con las pasiones humanas, los celos, el amor, el rencor, la venganza…


Fragmento del libro

La joven permanecía tumbada en la cama, en pijama. Chloé creyó que su amiga remoloneaba, que soñaba despierta con los ojos muy abiertos y la cabeza de cara a los libros y peluches amontonados en la estantería. Chloé se acercó y sintió que la mirada fija de Vanessa la absorbía. Observó las manchas rojas en el cuello muy blanco y cayó en la cuenta de que se le habían empapado los calcetines. Chapoteaba en un charco de sangre. Ni se le pasó por la cabeza la idea de que el asesino pudiera estar aún en el apartamento. Su cerebro se desconectó al tiempo que imaginaba el esófago convertido en un volcán tibio y empezó a vomitar.

Mi opinión

El pasadizo del Deseo es una novela correcta, entretenida y se lee con muchísima fluidez. Mas allá del argumento, que queda bastante bien explicado en el resumen que os he puesto de la novela, lo que más me ha gustado y llamado la atención son sus dos antagónicas heroínas. 
Por un lado está Lola Jost, una excomisaria gordita, gruñona y con un carácter bestial, que es toda una leyenda dentro de la policía de París. E Ingrid Diesel, una masajista que ha recorrido medio mundo y que para que os hagáis una idea podría ser una especie de Lisbeth Salander, pero en plan buenorra y sin traumas.
Estas dos mujeres son de mundos completamente distintos, pero les une, aunque hasta ese momento lo desconocían, un amigo en común: Maxine.
Maxine, es un gran amigo de Lola y el hombre del que está terriblemente enamorada Ingrid, y resulta que es el principal sospechoso del asesinato de una chica que vivía en el mismo inmueble que Ingrid. El hombre tiene todas las de acabar entre rejas, si la investigación del asesinato no da un vuelco, pues cada hora que pasa las pruebas en su contra son más alarmantes. Ingrid consigue sacar del letargo en el que se había sumido Lola, después del asesinato de uno de sus hombres de confianza en la policía, y entre las dos se ponen a investigar por su cuenta para intentar echar un cable a Maxine, pues no lo creen capaz de haber cometido semejante crimen.

Y bueno, contar más seria estropearos el libro así que hasta aquí puedo contar. Es una buena novela negra, la primera de una serie de cuatro libros, y la verdad es que dan ganas de seguir leyendo y ver que nuevo entuerto tienen que investigar esta curiosa pero simpática pareja.

Nota

6,5 sobre 10



Si queréis comentarme o añadir algo, estaré encantado de contestar a vuestros comentarios.

Fuentes:
Casadelibro.com y quelibroleo.com 

5 comentarios :

  1. Hay ya más autores revelación de novela policíaca que novelas policíacas publicadas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya que si. Está un poco saturada desde la irrupción hace ya unos años de los nórdicos. Afortunadamente, a mi me siguen gustando infinitamente más las novelas negras antiguas, que no conocen de modas.

      Eliminar
  2. Estamos de acuerdo, una buena pareja protagonista la formada por Jost y Diesel. Leí esta y las dos siguientes (La hija del samurai y Muerte en el Sena) y la línea (de calidad y estilo) de ambas es muy similar a esta primera

    ResponderEliminar
  3. La tengo apuntada pero me gusta más la novela negra nórdica y la española así que no sé cuando me animaré a conocer esta serie. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta bien, pero tampoco la recomendaría efusivamente. Gustará a los amantes del género y quizás no a todos. A mi de los nórdicos me gusta Idridason y Mankell, porque aunque Idridason es Islandés se le considera nórdico, ¿no?
      Mi verdadero granero de literatura negro criminal está en los estados unidos (en los clásicos). Y de los patrios siento predilección por Vázquez Montalbán.

      Eliminar