12 de noviembre de 2013

El peso (en gramos) de los libros


Una de las frases más recurrentes de las personas a las que no le gusta leer suele ser:  leer me resulta pesado. Por una vez, y sin que sirva de precedente, voy a darles la razón a las personas que opinan así, porque como veréis a continuación, leer puede resultar tremendamente pesado. Pero aparte del peso de los libros, quiero reflexionar y reivindicar, por encima de todo, el libro de bolsillo.
Yo soy un acérrimo defensor de la lectura en papel, ya que mi experiencia con los e-reader ha sido nefasta, pero viendo el volumen tan desproporcionado de algunos libros debo reconocer que el e-reader es una opción mucho más cómoda a la hora de enfrentarse a un libro tocho.

Practicamente todas las editoriales con algo de solera, han tenido que apostar por el libro electrónico, algunas a regañadientes y otras convencidas desde el minuto uno. Sin embargo, la temible piratería está haciendo estragos en el sector, cosa que no es de extrañar, ya que los precios de los e-books están completamente desorbitados (los de los autores de renombre). Creo que una de las soluciones, o un parche para evitar la sangría monetaria, sobre todo en las editoriales más pequeñas, seria la implantación a todas las escalas del libro de bolsillo como alternativa a los de mayor tamaño. El libro de bolsillo en mi opinión no debería supera la mitad del precio de los de tamaño estándar, y para los e-books el precio máximo no debería exceder un tercio del total.

Os pongo un ejemplo de un libro que acaba de salir al mercado:

El francotirador paciente, de Arturo Perez-Reverte.
  • Cuesta 19,50 euros en papel. El precio lo dejaría como está para el que quisiera la edición, por así decirlo, de lujo.
  • Cuesta 9.99 en e-book. El precio lo rebajaría hasta los 6.50 euros
  • No disponible en libro de bolsillo. Haría una edición de bolsillo y su precio sería de 9,75 euros. 


He puesto un libro de un autor que no me gusta especialmente, pero yo pagaría la edición de bolsillo sin pensármelo dos veces, si se tratara de un autor de los que me gusta. No entiendo por qué no salen también los libros en este formato, cuando se lee mucho mejor que en el e-reader. Tampoco acabo de entender por qué el e-book cuesta la mitad que el libro normal, cuando se suprimen una cantidad ingente de gastos.


A continuación vais a poder ver un montón de libros y conocer su peso en gramos. Son todos extremadamente pesados. Estas fotografías las realicé el viernes pasado en la biblioteca pública de Alginet (Valencia). Me llevé una balanza electrónica (cortesía de mi cuñado el cocinillas) y le expliqué a la bibliotecaria que quería pesar unos cuantos libros. La verdad es que la mujer se quedó bastante extrañada. El libro (novela) más pesado que encontré fue una edición de Don Quijote de la Mancha (1473 gramos). De los otros ejemplos que os he puesto el más curioso es, el de La sombra del viento, ya que pesa exactamente un kilogramo.




       


           


    

      

            

         




     


Cuando terminé en la biblioteca me fui a mi casa a pesar mis libros más voluminosos. Ya que esta entrada es producción propia al 100% (me refiero a las fotografías) aprovecho para dejaros una foto de parte de mi biblioteca personal.

Biblioteca de Mr. Davidmore



Volviendo al tema fotográfico, a continuación podéis ver la fantástica trilogía de Santiago Posteguillo que versa sobre la figura de Escipión. He leído los dos primeros y son excelentes, pero el tercero es tan tocho y tan poco manejable que lo vengo posponiendo desde hace un par de años. La suma de los tres libros supera los tres kilos y medio. Así que si alguno de vosotros esta interesado en leerselos, que sepáis que durante ese periodo de tiempo vais a hacer pesas de lo lindo



Africanus, el hijo del cónsul.







Estos dos ejemplares pesan lo suyo. Como en el caso anterior también son parte de una trilogía, de hecho, no faltará ya mucho para que Follett cierre el circulo y escriba la tercera parte de The century. Son dos libros entretenidos, pero excesivamente largos.


La caída de los gigantes 
El invierno del mundo






Y ahora os muestro la joya de la corona. Un mundo sin fin, de Ken Follett es el libro más pesado de todos los que aparecen en la entrada. No lo he leído todavía, pero que queréis que os diga, me da miedo leérmelo en la cama y que me venza el sueño. Me haría papilla y tendrían que llevarme a urgencias de inmediato.







Otro par de libros de mi biblioteca que sirven para intimidar a un ladrón. El de 2012 es bastante rollo y malo, y además tiene una letra minúscula. El de Hannibal tampoco me gustó: demasiadas vísceras y poco creíble.






Y para ensalzar el libro de bolsillo como corresponde os dejo estos tres magníficos libros.  Como veréis el peso es ínfimo, se manejan con facilidad, ocupan poco espacio y se lee en ellos infinitamente mejor que en un e-reader. Así deberían de ser todos los libros: ligeros. Por mi parte queda meridianamente claro que la mejor forma de leer un libro es un su versión de bolsillo.



Relatos de los mares del sur

La mirada del adiós 

1280 almas




Espero que os haya resultado entretenida y curiosa la entrada. 

¿Te gustan los libros pesados o los encuentras incómodos?
¿Cuánto crees que debería costar un libro en función de su tamaño y formato?

36 comentarios :

  1. No sé como no te seguía todavía. Sin duda me quedo por tu blog además tu post de hoy me encanta! Me parece súper interesante. Yo por ejemplo sí que uso el e-reader aunque si he de elegir siempre elegiré un libro en papel pero si sueles viajar mucho en transporte público y te gusta leer mientras lo haces, tener une reader también es súper ventajoso, al igual que si lees en la playa o piscina, se me ocurren esas ventajas. Los libros de bolsillo también son buena opción aunque con la desventaja de que suelen tener la letra muy pequeña a veces. He visto la edición de bolsillo de los pilares de la tierra y casí huí despavorida cuando vi el tamaño de su letra. Me siento orgullosa de haberme leído varios de los libros más pesados, en gramos ¿eh? de Follet, es sin duda uno de mis autores favoritos y a pesar del tamaño se me hicieron muy amenos tanto el de los pilares como un mundo sin fin, al igual que la caída de los gigantes que lo leí en e-reader y nunca fui consciente de su longitud y peso, lo acabo de descubrir ahora.
    En serio, una vez más, me ha encantado el post!
    Siento el rollo jaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola L.I.M. Muchas gracias. Yo se ve que todavía conservo bien la vista, porque solamente leí un libro de bolsillo con cierta dificultad: Guerra y paz, de Tolstoi. El problema, además de la letra minúscula (rollo letra pequeña de banco) fue que era larguísimo. Es normal que con tanto blog no nos encontremos, a ti te he conocido a raíz de verte por el Google +, pero ya hemos solucionado eso y ahora nos seguimos mutuamente. Saludos.

      Eliminar
  2. Je,je,je,je... ¡Qué bueno! Algunos libros parecen escritos al peso, como si el autor fuera a ganar más por añadir páginas... Y no estamos pensando en ninguno de los que mencionas (el tercero de Posteguillo merece la pena.... ¡No te lo pienses!)... Pero es cierto que la reflexión sobre las ediciones de bolsillo la hemos hecho en más de una ocasión porque viajamos mucho y somos incapaces de hacerlo sin un libro en la mano. La opción es interesante no sólo por el precio, si no también por adaptarse a las tendencias vitales de los lectores y, por qué no, captar o fidelizar a muchos otros, incluso entre los más jóvenes... Seguimos abonados al papel que pesará lo suyo pero que no necesita baterías o enchufes para seguir funcionando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cómo se nota que eres de los míos! Larga vida al libro de bolsillo. Suscribo totalmente tu comentario. Gracias por pasarte por aquí. Saludos.

      Eliminar
  3. ¡Me encanta tu entrada!! Yo también estaba pensando en adquirir un e-reader, pero me cuesta muchísimo abandonar mis libros...de alguna manera siento que les sería "infiel"...Sin duda te recomiendo que leas "Un mundo sin fin", a mi personalmente me encantó, solo que mejor sentado :)...yo tengo el de bolsillo y ya pesa un poquito, no me puedo imaginar el oficial...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María. A ver si para el año que viene le hago un hueco y me lo leo. Yo soy reacio al e-reader, pero no me opongo a que la gente lo utilice. Lo más importante de la lectura siempre será el contenido. Saludos.

      Eliminar
  4. Eres un crack! ¿Cómo se te ocurren estas entradas?
    Muy buena!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te creas que no me como la cabeza. Y aun así prácticamente ya está todo escrito. Por ejemplo, miré en Internet por si alguien había hecho algo parecido recientemente, para esperarme un tiempo y no publicarlo todavía, de hecho, siempre sigo esa directriz. Encontré algo que tenia que ver con lo que quería hacer, pero el articulo era de 2008, así que le di luz verde a mi idea original. Besos de vuelta.

      Eliminar
  5. Enhorabuena, David, por este original artículo. Después de leerlo, no puedo dejar de imaginar las librerías con esas básculas antiguas y conversaciones del tipo:
    -Póngame dos kilos y medio de Eduardo Mendoza, por favor.
    - ¿Para llevar?
    Los libros son muy caros en España, si los comparamos con otros países como Francia o Japón, mucho más. En estos las ediciones de bolsillos abundan mucho, ciertamente leen mucho más que en España (70% en Japón, frente a algo más del 50% en España). Sin embargo, por lo que dicen algunos libreros, la edición de tapa dura se vende mucho, quizá por que éstas son más vistosas para un regalo. Yo prefiero el papel, pero si es cómodo de leer: un libro fácil de abrir (hay algunos que más que libros son verdaderas ostras, no por su sabor sino que pareciera que tuviese que abrirse con navaja) y luego la letra grande. Estos criterios los he utilizado en mi primera novela individual, a sabiendas que los lectores estarían entre los 35 y 65 años, donde la presbicia no perdona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos. Me alegra verte "rodar" también por aquí. A raíz de esta entrada me han llegado comentarios (en el Google +) del tipo: "cuanto más gordos mejor". Yo tengo mi propia teoría. Si el autor no es un genio y publica una novela de 1000 páginas, el 50% son de relleno. De hecho, estoy convencido que a ciertos autores bestselleros les obligan a extenderse infinitamente para hacer más vistosos y gordos sus libros.

      Eliminar
  6. Hola! Claro que me ha gustado tu entrada! :)
    La verdad es que empecé a plantearme, muy en serio, el peso de los libros en un viaje que hice a Bulgaria con mi novio.
    En ese viaje estaba leyéndome " Dime quien soy" de Julia Navarro ( que por cierto, no me apasionó, precisamente).El libro tiene 1097 páginas!
    Tuve que ir cargando con él todo el viaje, haciendo bastantes escalas, mientras que mi novio, iba con no sé cuántos libros dentro de su libro electrónico, sin inmutarse Jajajajaja!
    Lo mismo me ocurre con la biografía de Federico Garcia Lorca. Es tan gordo y pesado que lo estoy siempre posponiendo... Y mira qué le tengoo ganas!!
    Este verano me han regalado un libro electrónico y, aunque sigo prefiriendo el papel, tengo que reconocer que es muy práctico y tiene muchas ventajas.
    Por ejemplo, a mi abuela de 85 años que es una grandísima lectora, se le ha abierto el cielo con el libro electrónico, porque puede hacer lo que mas le gusta, que es leer, sin tener tanto peso encima, se puede poner la letra tan grande como quiera, si se aburre con un libro, pasa al otro que tiene guardado...Está feliz!
    Estoy de acuerdo contigo con lo de los precios, pero yo no soy una gran defensora del libro de bolsillo, porque están peor hechos y aguantan menos el paso del tiempo.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A Julia Navarro la tengo en la lista negra desde que leí La Biblia de barro. Esa es una de mis manías: como no me guste el libro lo más probable es que no repita con el autor. Lo que comentas del libro electrónico es cierto, pero prefiero un poco de incomodidad, al menos de momento. Igual dentro de unos años me veo menos que tres en un burro y me hago un defensor a ultranza del e-reader...
      Muchas gracias por el comentario. Saludos.

      Eliminar
  7. No hace mucho, en Internet vi una librería que vendía los libros al peso, curiosa forma de "valorar" un libro. En mi librería particular predominan los libros de bolsillo, aunque tengo algunos de los pesados que muestras (El Quijote y Olvidado Rey Gudú -prestados-, La sombra del viento y Hannibal). Tengo e-reader (me lo regalaron) y la verdad es que es muy práctico, pero sigo prefiriendo leer en papel. Es más, hay historias que parecen estar hechas para ser leídas así, y si no, pierden parte del encanto. Por ejemplo, tengo La Divina Comedia en digital, y me apetece mucho, pero me resisto a leerla en ese formato.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Esther. También vi lo de la librería al peso, menuda publicidad que tuvo. Creo que mi mayor error con el e-reader fue coger como conejillo de indias el libro de Bardbury: Fahrenheit 451. Creo que desde entonces me da grima el solo hecho de pensar en leer en digital, o quien sabe, con una buena sesión en el psicólogo igual me quita la fobia. Saludos.

      Eliminar
  8. Grande saber que hacemos pesas al leer. Bailar nos acomoda el esqueleto. Vivir nos mata. Pero está bien. Así está diseñado.
    Buen blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos. Gracias por tus palabras. Me quedo con el "vivir nos mata". Esperemos que al menos la muerte nos encuentre de la manera más dulce posible y si es con un libro entre las manos mejor.

      Eliminar
  9. ME ENCANTAN los libros de bolsillo. Son muchos más prácticos y el contenido es el mismo. Otra cosa es que quieras algo especial y te compres uno de tapa dura, pero uno que te gustase. Yo por ejemplo, cuando leo un libro bastante tocho, no lo saco de casa, por la incomodidad. Por lo tanto, tardo más en leerlo, porque no lo aprovecho en el transporte público. Si se le puede poner una pega a los de bolsillo es que en ocasiones, y es inevitable, la letra es mínima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bea. Estoy completamente de acuerdo contigo. Eso me sucede a mi también. Resulta que tengo un trabajo en el que puedo permitirme el lujo de leer, pero me da una pereza enorme llevar el ladrillo encima. Por eso y porque me gusta, me quedo con el tamaño reducido del bolsillo. Muchas gracias por pasarte por aquí. Saludos.

      Eliminar
  10. Qué artículo más interesante y espectacular. Tocas un punto que así nomás no se toca:La practicidad en el acto de leer en el enfoque abajo - arriba. Saludos cordiales

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Javier. Tu comentario tampoco se queda atrás en originalidad. Eso de la "practicidad" me ha descolocado un poco...
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  11. Te aseguro que lo que más miedo me da de las mudanzas (y en los últimos años he hecho cuatro y voy en camino de la quinta) es transportar los libros. Es un verdadero infierno, sobre todo cuando son mudanzas entre provincias. No se lo deseo ni a mi peor enemigo. Pero desde que tengo el ebook voy combinando, la verdad.

    Con tu permiso voy a hacer un poquito de autopromoción. Me da curiosidad por saber cuánto puede llegar a pesar esta novela (http://www.lapiedradesisifo.com/2013/05/22/te-invito-a-leer-la-novela-m%C3%A1s-larga-del-mundo/), pero me parece que puede ser la más pesada del mundo, sin contar con los libros gigantes, claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como se nota que eres un hombre de mundo, siempre de un lado para otro. Conociéndote seguro que tu biblioteca tiene que pesar lo que no está escrito. En tu caso está más que justificado lo del e-reader.
      Por cierto, entre en el enlace, aunque ya lo sabrás porque te deje un comentario. Lo más gracioso es que el escritor ese de la novela más larga del mundo, tiene que ser un egocéntrico que flipas, porque me hizo un RT, de un tuit que hice del articulo.
      Y no se te ocurra pedir permiso, cualquier enlace que pongas seguro que es interesante.
      Saludos.

      Eliminar
  12. Curioso y original post, David, ¡Felicidades! Me declaro una nostálgica del papel, me gusta mucho más disponer de mis lecturas, en el tradicional, libro de papel.
    Por cierto, buena biblioteca..
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ángeles. Si, no quedo mal la foto de la biblioteca. Hace unos meses la tenia ordenada por lo colores de los lomos. Yo con mis 35 otoños soy el más tradicional de los tradicionales a la hora de leer: papel, pape y papel. Saludos.

      Eliminar
  13. Es increíble la imaginación que le echas a los artículos. Un artículo muy curioso y diferente. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Increíbles sois vosotros, los escritores. Tu si que le echas imaginación a tus relatos. No me cansare de decírtelo Patricia, MUCHAS GRACIAS POR PUBLICAR AQUÍ TUS RELATOS.
      Lo que más me molesta del blog es que elegí fatal el nombre, porque queda como algo mio cuando en realidad es de los dos.

      Eliminar
  14. Estoy por pesar el que estoy leyendo ahora, El secreto de Aurora Floyd, de dÉpoca, de pasta dura y unas cuantas páginas.... Pero lo disfruto igualmente. Ni este "peso" me anima con el formato digital.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen. Que un icono del mundo blogger como tu defienda así el papel me llena de alegría. En los tiempos que corren parece que los amantes del libro tradicional vamos contracorriente... Saludos.

      Eliminar
  15. Pues a mi no me gusta nada el bolsillo, normalmente son ediciones malas, se rompen en seguida y la mayoría, sobre todo si son voluminosos, tienen la letra demasiado pequeña; cuando te lo has terminado está para tirar y a mi me gusta como a ti tener una biblioteca con los libros en el mejor estado posible. De hecho, el gran fracaso de las grandes editoriales ha sido la apuesta por el bolsillo, no se vende

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo.
      Si te acuerdas y no te importa y vuelves a comentar algo, te agradecería que pusieras un nombre aunque sea al final del comentario. Me gusta dirigirme a las personas por su nombre o nick. De todas formas, aunque pensamos de forma diametralmente opuesta, te agradezco que hayas compartido tu opiion con todos nosotros. Saludos.

      Eliminar
  16. Hola de nuevo David. Yo creo que todos los adictos a la lectura preferimos el papel, incluso aunque el libro pese una tonelada pero en mi caso por ejemplo hubo varias cuestiones que me han inclinado por el ebook. Viajo mucho y la verdad es que cuando vas en avión, el equipaje de mano entre tu propio bolso (las mujeres somos así, jejeje), el ordenador personal para el trabajo y la mochila con los libros (siempre llevo varios porque me da pánico que se me acabe el que voy leyendo) la espalda acaba quejándose y, sobre todo, cuando tienes que tirarte tiempo en esos aeropuertos pérdidos.
    Además, en mi caso, el tema económico ha sido también determinante. Cuando además de tu gasto se te añade el de un hijo que me triplica en adicción a la lectura, el presupuesto familiar se resiente. Mi "enano" lee todo el año pero esos periodos largos de vacaciones son una verdadera ruina y, por desgracia, la literatura juvenil tiene mucha escasez en libros de bolsillo. Son grandes colecciones de historias en tapa dura que cuestan un riñon. Desde que le regalé el ebook, la cosa se ha hecho más asequible y es con su ebook con lo que le he ido viendo las ventajas a la lectura por el peso y la comodidad no sólo de viejar sino de leer en la cama sin ese gran peso en el pecho todas las noches.
    Además, el espacio en casa. He ido ocupando con librerías pasillos, habitaciones y hasta algún baño de la casa (y no tengo una casa pequeña).
    Ahora lo que hago/hacemos mi hijo y yo es que leemos en ebook y si alguno de los libros nos encanta, lo compramos a posteriori en papel.
    Muy buena entrada. Gracias por ella.

    ResponderEliminar
  17. Es cierto algunos son unos tochos de impresión, yo prefiero el libro en papel, soy tradicional, y en cuanto a las ediciones de bolsillo, he decir que depende, por desgracia mi vista no es todo la buena que debería y algunas ediciones de bolsillo tienen tal tamaño de letra para ahorrar peso y espacio que se vuelven ilegibles para mi..
    Besos

    Raquel
    .

    ResponderEliminar
  18. Pues como la "edición de lujo" nada, pero resulta que entre la falta de tiempo y el peso es para pensárselo. Los e-books me parecen una buena opción por comodidad; los llevas encima con la tablet y tienes un montón de servicios al mismo tiempo.. pero el precio tira para atrás teniendo en cuenta que no lee el ojo igual el papel que la pantalla... interesante trabajo científico!! Sigo paseando por la fiesta de enlaces ;-o)

    ResponderEliminar
  19. ¿Os ha tocado cambiar de casa y transportar vuestra "biblioteca" en cajas?
    Efectivamente, no hay nada más pesado y voluminoso que todos los libros de vuestra vida (y, por supuesto, los heredados).
    En casa de mis padres siempre se ha intentado que los libros estuviesen encuadernados en "cartoné" (no diría de lujo pero si de los denominados de "tapas duras"), evitando en lo posible la "rústica". Se supone que la biblioteca es un legado, como puede ser una vieja casa o una finca familiar. El problema es que, como si de un monstruo devorador de espacio se tratase, crece y crece.
    Desde que descubrí el e-reader mi planteamiento de lo que debe ser una buena biblioteca ha cambiado. Por una parte existen las "viejas glorias" de las cuales nunca nos desprenderemos, luego la categoría de los que tienen su valor, fundamentalmente, por las ilustraciones, fotografías y encuadernación. Y, por último, la mayoría de los libros, por su contenido (fundamentalmente "best sellers", que en ocasiones son efímeros). Si nos planteamos cuántos libros hemos releído, nos damos cuenta de que el uso de los e-readers es necesario. Ahora casi todos mis libros pesan 220 g, no ocupan espacio y son fácilmente transportables en un pendrive.
    Por suerte, mi padres no opinan lo mismo.

    ResponderEliminar
  20. Gracias!!!
    No solo por ese análisis magnifico de los que sufrimos los lectores con el tamaño y peso de los libros en papel. Si no por ayudarme a hacer la maleta. Estoy a un día de volver a mi casa una semana y pensaba llevar todos los libros que he comprado en 6meses viviendo en UK. Y estaba frenética!!! Gracias, otra vez. Ojala todos fueran de bolsillo.

    ResponderEliminar
  21. Qué interesante lugar es este!!!! Todos enamorados de los libros. Cuando viajen por Costa Rica me contactan y los traigo a mi biblioteca, mi rincón, mi pasión, mi paraíso!!!!!!!

    ResponderEliminar