21 de octubre de 2015

Elvira, de Rubén Angulo Alba



Editorial: Lord Jim
Género: Narrativa
Ambientado en un psiquiátrico de La Rioja
Publicado en el año 2015
Páginas: 107


Novelas ambientadas en psiquiátricos

No sé por qué extraño motivo las novelas ambientadas en hospitales psiquiátricos me producen tanta satisfacción lectora. Creo ser una persona cuerda, pero después de leer esta novela ya no estoy tan seguro de que, en el fondo, todos y cada uno de nosotros no tengamos nuestros momentos de locura. A lo largo de mi vida como lector he estado internado en los hospitales de La historia del loco,  de Los renglones torcidos de Dios y en el de Alguien voló sobre el nido del cuco. En estos tres psiquiátricos, los protagonistas principales son los enfermos, en cambio, en Elvira, los actores principales de la novela son trabajadores de un Archivo de la Administración General situado en una ala de la propia institución mental. Esa es la principal diferencia, porque hay más similitudes y coincidencias en estas cuatro novelas de las que en un primer momento pensé.

La novela

La historia de Elvira se puede resumir en una relación autodestructiva de dos seres que se necesitan y se odian a la vez. Por una lado está la figura del anodino funcionario (del que no conocemos su nombre en ningún momento aunque se intuyen pinceladas autobiográficas del autor) que acaba de entrar en un puesto de trabajo del que desconoce por completo su funcionamiento. La jefa del Archivo, Elvira, es la otra gran protagonista de la novela, aunque prácticamente todo lo que conocemos de ella es lo que cuenta el funcionario. A estos dos personajes principales habría que sumarle un par de personas más: Minerva y Montse, otras dos trabajadoras del centro, que aunque cumplen un papel secundario son testigos mudos de todo lo que acontece entre ambos.

Cuando empieza la novela el funcionario está sepultado bajo una pila de palés. Según nos cuenta él, Elvira ha intentado acabar con su vida provocando un accidente en el sótano del archivo. No recuerda exactamente lo que ha sucedido, y ni siquiera la ha visto a ella en el momento en que los palés se le vinieron encima sepultándolo y dejándolo gravemente malherido. Y sin embargo el funcionario tiene la convicción de que debe de haber sido ella. Mientras nuestro protagonista se debate entre la vida y la muerte, nos cuenta su relación laboral con Elvira. El archivero relata que en los primeros días la jefa le hace la vida imposible y lo ridiculiza delante de sus compañeras. El odio que ambos se profesan va menguando con el tiempo y al final da paso a una relación de amor tormentosa en la que ninguno de los dos saldrá indemne.


Fragmento (Así comienza Elvira)

Abrí los ojos desmesuradamente.
Desorientación, la que sucede a una pesadilla retorcida.
Dolor.
Traté de girar la cabeza, involuntariamente, y al mismo tiempo me dolieron cuello y cráneo. Estaba aprisionado por un montón de palés, tumbado boca abajo como sobre un balancín, la cabeza a ras de suelo y los pies sobre elevados. 
No, no era una pesadilla.
Sí, había sido ella, ¡Elvira!
Me recorrió el pecho un estremecimiento. Fue la constatación del abandono en aquel lugar tan familiar y al mismo tiempo tan extraño. 
Frío, humedad, silencio.
El más leve movimiento me hacia sentir la aspereza de la madera contra el cráneo impregnado de sangre seca. No parecía ser mucha sangre, ¡gracias a Dios!


Apuntes y opinión 

No sé si voy a saber expresarme bien, pero lo primero que quiero dejar bien claro es que la novela me ha sorprendido y ha superado con creces mis expectativas. Voy a ser sincero y deciros lo primero que pensé cuando vi que la novela apenas tenia 100 páginas. Estaba convencido que una novela tan corta iba a hacer aguas por todos lados. Craso error. Por el contrario me ha hecho ver que se puede contar en 100 páginas lo mismo que en 200 o 300, y la verdad es que es de agradecer que más allá de rellenar páginas sin ton ni son (como hacen muchísimos escritores), Rubén haya sido conciso y haya ido al grano. Sí, cero paja. A la novela no hay que añadirle ni quitarle nada, está perfecta así. En cuanto al estilo y la forma me ha parecido muy sobrio y estilizado, sin caer en la pedantería y alejándose años luz de lo que son los tópicos y todo lo que yo denomino morralla literaria. También creo que acierta dejando un final abierto, ya que a partir del último punto y final cada uno de nosotros podemos interpretar como continua la historia y evaluar que hay de cierto y de fantasía en la narración que hace el funcionario. Está claro que Rubén no ha escrito un libro para las masas, pero si para una pequeña gran minoría de lectores dispuesto a arriesgar, que no se conforman con cualquier cosa, y que quieren explorar esa otra literatura que nos acerca tanto a la realidad, y que a veces nos hace dudar, de si lo que está contando no lo hemos vivido nosotros ya.

Otro de los aciertos del libro es la edición. Se nota que Lord Jim Ediciones se ha tomado su tiempo y que ha mimado la obra en todos los aspectos. Como lo demuestra la preciosa portada, que transmite a la perfección el retrato que se te queda de Elvira después de leer la novela. Nunca leería un libro solo por su portada, pero si que os reconozco que hay libros que no me los leería en la vida por los engendros que he visto en sus cubiertas (en eso muchos de los autores Amazon se lo tendrían que hacer mirar). También me ha parecido un guiño muy acertado a los lectores el prologo. Eso de que un escritor se desnude parcialmente es de agradecer, ya que lo hace más cercano y lo desmitifica casi por completo (no deja de ser alguien como tu o como yo).

En fin, si quieres leer algo diferente, que te dará que pensar, que te removerá por dentro y que por momentos te va a resultar inquietante, Elvira es una magnifica elección. Si el autor sigue con este nivel, le auguro mucho éxito, y si por lo que sea no vuelve a estar a la altura, al menos habrá parido una gran obra, porque Elvira es un libro espléndido que creo que puede tener un largo y fructífero recorrido. Enhorabuena Rubén.


Nota: 9 sobre 10



14 comentarios :

  1. Me encantan las novelas de Centros Psiquiatricos como a ti. Los renglones torcidos de Dios la he leido varias veces y volveré a hacerlo.Tomo nota para buscarla.Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lurda.

      La novela toca muy de refilón lo que es un psiquiátrico, pero está ambientada dentro de una ala del centro. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Buenos días David.
    Qué decir de una reseña tan positiva. Que te haya gustado es motivo de orgullo, naturalmente.
    Es la tercera reseña recibida en apenas unos días y la verdad que estoy muy contento con la aceptación. Curiosamente su aceptación está recorriendo dos caminos bifurcados, uno en Logroño y otro en las redes. En Logroño va la cosa lenta pero al mismo tiempo, dada mi invisibilidad, muy rápida, pues contiene una polémica de la que hay mucha gente pendiente. En las redes su trayectoria es completamente diferente; la polémica no existe pero se están fijando en la calidad técnica de "Elvira", que la tiene, y que no es tan fácil de entresacar. No estamos hablando de matemáticas. Cada reseñador destaca un aspecto u otro. Uno gusta del final abierto y a otro le parece abominación. Unos gustan de la concisión y otros prefieren que la novela se extienda otras 100 páginas. Luego llegarán también las críticas. No creo que sea una lectura para todo el mundo, pero a buen seguro que lo he intentado. No hace mucho leí el Quijote. Las reflexiones que hice en twitter no pasaban de los 140, naturalmente, pero de esa mi tercera o cuarta lectura del Quijote (a saber...), aprendí algo que desde entonces me obsesiona, y no es otra cosa que la propia obsesión de Cervantes por llegar a todos los públicos, por salir, digamos, de pobre. Esas escenas melodramáticas, esos encuentros en las posadas en las que se dan las más increíbles casualidades no me parecen propias de su genio. Pero tiene que llegar a los lectores y se somete a ellos. Algo así me ha sucedido a mí, salvando las distancias, de gigante a enano, claro está, y yo también me estoy, quizás, obsesionando, por llegar a más gente. Eso me obliga a adornar mis temas personales, íntimos, con tensión dramática, me obliga a abandonar mis intentos de bildungsroman y a introducir el thriller por doquier.
    En fin, que he aprovechado tu rincón para enredarme con literatura, pero quizás no haya lugar más apropiado, ¿verdad?

    Un fuerte abrazo.
    Agradecido,
    Rubén.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rubén.

      Como se nota que soy un neófito en esto de la literatura. He tenido que buscar lo de "bildungsroman" porque no sabia lo que era (ahora gracias a Google ya lo sé). Yo creo que tienes ese punto de genialidad y esfuerzo necesario para triunfar. Ahora solo te falta que se produzca alguna extraña conjunción planetaria o alguna chamba cósmica para dar el gran salto. Porque si hay algo casi tan importante como el talento y el trabajo, es estar en el lugar y el momento adecuado. Abrazos.

      Eliminar
  3. Pues enhorabuena al autor por la marcha de la obra. La reseña incita a la lectura... Gracias.

    Respecto a las novelas ambientadas en centros psiquiátricos os dejo otra para meter en el saco: "El hospital de la transfiguación" de Lem. Onírica y desconcertante, con la eterna reflexión asociada a estos lugares, ¿Quién debe estar dentro y quién fuera?

    Un placer pasar por aquí y conocer vuestros apasionamientos literarios. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Victor.

      Gracias por la sugerencia de lectura y por el comentario. Creo que a Rubén y a Elvira, le van a ir cayendo buenas reseñas por doquier. Saludos.

      Eliminar
  4. No sé yo, amigo mío, si asustas un poquito empezando la reseña con eso de "no sé por qué las novelas ambientadas en psiquiátricos me producen tanta satisfacción lectora" jajajaja
    Bueno, bromas aparte, tengo ganas de leer esta segunda novela del autor, sobre todo si me cuentas que la edición es impecable y que su brevedad no desmerece en nada su trama. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis reseñas son lo peor. Me asusta incluso utilizar ese nombre. Me llena de responsabilidad. Yo casi que prefiero llamarlo "comentario", pero me imagino que decir reseña, pese a no ser lo correcto, es lo que utilizamos todos.

      Gracias por el comentario. Abrazos.

      Eliminar
  5. Interesante, siempre he querido leer una buena novela ambientada en un psiquiátrico. A veces no es necesario que una novela sea demasiado larga para contarla que tenga más o menos páginas y eso se agradece, Además que el propio autor te ha comentado y todo creo que es muy positivo no como cierta autora y su "polémica" porque hubo un blogger que habló mal de su libro. Punto para el autor,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adol.

      Ya me dirás quien fue esa para no leer nada de ella ni por asomo. Rubén es un tío majo, igual demasiado majo, porque estoy seguro que en el fondo esperaba que pusiera alguna pega a su novela, pero si no las tiene lo que no puedo hacer es inventármelas. Saludos.

      Eliminar
  6. Hola!!
    Pues no es para nada mi estilo de lectura, pero me alegro de que lo hayas disfrutado :D
    Saludos y feliz finde! <33

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra.

      A mi por ejemplo me gusta la novela negra y los clásicos. Sin embargo intento de vez en cuando salir de mi zona de confort lectora y arriesgarme con otras cosas. Y entonces es cuando descubre que puede haber buena literatura en cualquier genero. Saludos.

      Eliminar
  7. A mí también me gustan las historias ambientadas en centros psiquiátricos, tanto en los libros como el la pantalla. También creo estar cuerda pero el tema de la locura me parece fascinante. Esta novela queda apuntada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Saramaga.

      Muchísimas gracias por comentar. Saludos.

      Eliminar