20 de septiembre de 2016

Lo que es sagrado, de Dennis Lehane



Título original: Sacred
Traductor: Ramón de España
Editorial: RBA
Género: Novela Negra
Páginas: 368
Publicado en 1997




Resumen 

Hace unos meses que leí el libro del que vengo a hablaros hoy. Por dejadez no hice la reseña cuando tocaba y ahora no recuerdo demasiado bien en que consistía el meollo principal. Lo que si que recuerdo es que es la típica novela en la que nada es lo que parece en un principio y luego te llevas alguna que otra sorpresa de aúpa. La trama central va sobre la desaparición de la hija de un multimillonario. Este hombre, que está con un pie en el otro mundo porque se está muriendo, no escatima en gastos para localizar a su hija. De hecho, nuestros dos protagonistas, son los segundos detectives en llevar el caso. El primer detective que contrato el magnate, desapareció sin dejar rastro. Conforme avanza la investigación, Kenzie y Gennaro (los dos detectives protagonistas) ven que detrás de la desaparición de la rica heredera se esconde un complot de proporciones inimaginables.

Si te has quedado con ganas de saber más, aquí puedes leer la sinopsis de la contraportada.



Así comienza Lo que es sagrado


Un pequeño consejo: si alguna vez sigues a alguien por mi barrio, no vayáis de rosa.

El primer día que Angie y yo detectamos al gordo bajito que nos estaba siguiendo, el hombre llevaba una camisa rosa debajo de un traje gris y un chaquetón negro. El traje era cruzado, italiano, demasiado bonito para mi barrio. ¿Como cuánto de bonito? Pues como varios cientos de dólares por encima del presupuesto de mis vecinos. El chaquetón era de cachemir. Supongo que la gente de mi barrio se puede permitir el cachemir, pero prefieren invertir ese dinero en cinta aislante para enganchar el tubo de escape a sus Chevys del 82, por lo que apenas si les queda lo suficiente para financiarse unas vacaciones en las Seychelles. 

El segundo día, el gordo bajito sustituyó la camisa rosa por una blanca más discreta y se deshizo del cachemir y del traje italiano, pero seguía dando el cante, cual Michael Jackson en un centro de día, gracias al sombrero que lucía. Nadie de mi barrio —ni de ninguno de los vecindarios de Boston que yo conozca— lleva en la cabeza nada que no sea una gorra de béisbol o un gorrito de lana. Y nuestro amigo el Fardón, pues así lo habíamos bautizado, llevaba un bombín.  


Opinión

Es el segundo libro que leo de Dennis Lehane y si cae en mis manos algún otro titulo de este autor creo que también me lo leeré. La novela te la lees en dos ratos y te deja un buen sabor de boca. Se nota que el autor es todo un experto director de orquesta y sabe cuando tocar la tecla para pausar la acción o por el contrario imprimirle un ritmo endiablado a la narración y los diálogos. La verdad es que la novela para tener casi 20 años no ha envejecido mal, casi me atrevería a decir que los libros de Lehane mejoran con los años y eso si que es una virtud cojonuda. El mayor defecto que tiene el libro, como ya comenté en Abrázame, oscuridad es que no acabo de creerme a los personajes. No es que los protagonistas sean planos o irrelevantes, es que es más lo que cuenta que los personajes. Es una novela más enfocada para el publico americano. Aunque si te gusta la novela negra estadounidense seguro que también te hará tilín. Resumiendo: en términos generales una novela que la disfrutaras mucho.



Libros protagonizados por Kenzie y Gennaro


Un trago antes de la
 guerra (1994) 
Abrázame, oscuridad 
(1996)

Lo que es sagrado 
(1997)
Desapareció una noche
(1998)
Plegarias en la noche 
(1999)
La última causa perdida
(2010)




Nota 

7 sobre 10



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada