20 de febrero de 2014

Los escritores y sus gatos

Murakami con un gato
Hace un rato me he tropezado con una publicación en donde comentaban que hoy, 20 de febrero, es el día internacional del gato. Puede que os parezca una tontería, como la mayor parte de los días internacionales de vete tú a saber qué, pero como tenía pensado hacer próximamente una entrada con las mascotas de los escritores, he decidido adelantar el post y centrarme únicamente en los mininos. Con las fotos ñoñas de gatitos haciendo de las suyas, no suele haber termino medio, o te gustan o las odias. Así que tratándose del día que es, que no os extrañe que vuestro twitter, facebook, google + o lo que sea, se llene de adorables felinos durante todo el día.
Se ve que los gatos son buenos compañeros en el complicado mundo de la creación literaria, no tenéis más que echar un vistazo a las fotos. Me imagino que será porque al ser más tranquilos e independientes que los perros los escritores se distraen menos. 

Yo no tengo gato, pero mi perro ve pasar una mosca y enseguida se pone alerta. Solo tuve un gato cuando era pequeño, y doy fe de que al menos el mio tuvo dos vidas, las otras cinco no pude contabilizarlas. Esto que os voy a contar no es ninguna broma y sucedió de verdad. Cuando vivía con mis padres, hace ya la tira de años, nuestra casa era un piso en una finca, exactamente en la quinta planta. Pues bueno, Manchitas, que así se llamaba el gato, tenia una manía que estuvo a punto de llevarlo al otro barrio, resulta que el muy espabilao se echaba unas siestas de aupa en el alféizar de una ventana que daba a un patio interior, y un dia se ve que tenía algún extraño sueño y no se dio cuenta y cayó desde el quinto piso al patio de la primera planta. Lo mejor de todo es que quitando que estuvo un par de días más atontado e introvertido que de costumbre, como aquel que dice no le pasó nada. Me imagino que tuvo suerte y como el deslunado ese se utilizaba para tender la ropa, fue cayendo de tendedero en tendedero hasta que llegó abajo.

En fin, que me lió y me desvió del tema, volvamos a lo que quiero que veáis. He seleccionado un montón de fotos de gatos y autores, en la mayoría no he sido capaz de encontrar el nombre de las mascotas, pero conforme vaya investigando los iré añadiendo para que quede más chula la presentación. Por norma general me gusta poner las fotos a tamaño grande, pero viendo que han salido un total de 49 he pensado que seria mejor juntarlas todas en una presentación para que no resulte un post kilométrico.

Pues nada, aquí os dejo las fotos de escritores con sus gatos. Espero que os guste, y si tenéis gatos, dadles doble ración de comida y acariciadles y mimadlos como nunca, ya que hoy es un día especial para ellos.











8 comentarios :

  1. Entrañable post amigo. Tengo dos gatas que son madre e hija (andan un poco a la gresca) y siempre aportan tranquilidad y cariño. Mi perro es todo lo contrario, no para quieto y mis tres hijas...aunque esto va de animales ¿no? Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Adoro los gatos!!!
    Qué post tan estupendo! Gracias!!!!

    ResponderEliminar
  3. Yo soy más de perros, jajaja Los gatos van siempre a su bola y no me hacen ningún caso, jajaja

    Bs.

    ResponderEliminar

  4. Un cordial saludo a los compañeros lectores, especialmente a todas aquellas personas
    que poseen el fino gusto por el flamante y distinguido Felino.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. Esta novela es un vehículo, el cual te lleva por un inolvidable viaje, te transporta a un maravilloso lugar; al fascinante y a la vez controvertido mundo de la evolución del gato. Para ser más precisos, al fantástico planeta chio, de una muy distante, pero cautivadora galaxia del cosmos.
      Ya, durante el trayecto, vives una gama de acontecimientos de evolución física, mental, amor, desamor, pobreza y riqueza. En definición; un paralelismo en el contexto de lo psicológico y conducta con los seres humanos.
      A través de sus aventuras, de principio a fin entras en emoción tras emoción, emoción tras emoción hasta llegar al éxtasis. Con esto es además de apasionante y divertida, única en su género, una novela sin precedentes.

      Eliminar
  5. Me encantan los gatos. Los perros son fieles y obediente, pero demasiado pesados y dependientes para mí. Pero los gatos son especiales.
    besos

    ResponderEliminar
  6. No siento afecto por ningún animal en especial, por lo que los gatos no serían exactamente mi mascota ideal. Gracias por compartir esta información con nosotros. Algo tendrán estos felinos que tantos grandes escritores los tuvieron en su compañia.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Qué álbum más chulo. Estaría bien saber más de los felinos en cuestión, aporto dos: Beppo, el de Borges y TW Adorno, uno de los de Cortázar.
    Un saludo gatuno,
    Sonia

    ResponderEliminar