11 de junio de 2013

10 grandes inicios de novela




Hoy me he propuesto recopilar los diez mejores comienzos de algunas de mis novelas preferidas. Como podréis observar, todas las novelas son muy conocidas. Y hay un poco de todo en mi selección: clásicos como "Historia de dos ciudades" y "Orgullo y prejuicio", novela contemporánea como "Ensayo sobre la ceguera", "Cien años de soledad" y "Lolita", un poco de ciencia ficción con Orwell y Verne como protagonistas, un libro especial como es "El principito", y un par de libros con los que me reí un montón y me lo pase genial, "Scaramouche" y "La conjura de los necios".  


A continuación os dejo los que para mi son los diez mejores inicios de novelas de la historia:



1- 1984, de George Orwell.


“Era un día luminoso y frío de abril y los relojes daban las trece”.



2- Historia de dos ciudades, de Charles Dickens.


“Era el mejor de los tiempos, era el peor de los tiempos, la edad de la sabiduría, y también de la locura; la época de las creencias y de la incredulidad; la era de la luz y de las tinieblas; la primavera de la esperanza y el invierno de la desesperación.



3- Lolita, de Vladimir Nabokov.



“Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos paladar abajo hasta apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo. Li. Ta.”

4- Orgullo y prejuicio, de Jane Austen.


“Es una verdad universalmente aceptada, que todo hombre soltero en posesión de una buena fortuna, debe estar en búsqueda de esposa.”


5- Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez.



“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo.”


6- La conjura de los necios, de John Kennedy Toole.



Una gorra de cazador verde apretaba la cima de una cabeza que era como un globo carnoso. Las orejeras verdes, llenas de unas grandes orejas y pelo sin cortar y de las finas cerdas que brotaban de las mismas orejas, sobresalían a ambos lados como señales de giro que indicasen dos direcciones a la vez. Los labios, gordos y bembones, brotaban protuberantes bajo el tupido bigote negro y se hundían en sus comisuras, en plieguecitos llenos de reproche y de restos de patatas fritas



7- Viaje al centro de la tierra, de Julio Verne.



“Un domingo, el 24 de mayo de 1863, mi tío, el profesor Lidenbrock, volvió precipitadamente a su casa, sita en el número 19 de Königstrasse, una de las calles más antiguas del viejo barrio de Hamburgo.”


8- Ensayo sobre la ceguera, de José Saramago.


“Se iluminó el disco amarillo. De los coches que se acercaban, dos aceleraron antes de que se encendiera la señal roja. En el indicador de paso de peatones apareció la silueta del hombre verde. La gente empezó a cruzar la calle pisando las franjas blancas pintadas en la capa negra del asfalto, nada hay que se parezca menos a la cebra, pero así llaman a este paso.”



9- El principito, de Antoine de Saint-Exupéry.


“Cuando yo tenía seis años vi en un libro sobre la selva virgen que se titulaba “Historias vividas”, una magnífica lámina. Representaba una serpiente boa que se tragaba a una fiera.”


10- Scaramouche, de Rafael Sabatini.



“Nació con el don de la risa y con la intuición de que el mundo estaba loco. Y ese era todo su patrimonio.“



¿Os ha gustado la entrada?
¿Cuáles son tus inicios de novela favoritos?
Si queréis comentarme o añadir algo, estaré encantado de recibir vuestros comentarios.
Saludos.

36 comentarios :

  1. Me ha encantado la entrada y coincido con alguno de ellos.
    Muy díficil me parece elegir un comienzo de un sólo libro, habiéndo tantos y tantos...
    Pero por escueto, directo y veraz me quedo con "El verbo leer no soporta el imperativo" de Daniel Pennac en Como una novela. Me abrió los ojos a muchas cosas que en ese momento no entendía...
    I.M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias I.M. Cuando un libro te abre los ojos es una estupenda señal. Ahora me ha picado la curiosidad de leer a Pennac.

      Saludos.

      Eliminar
    2. No sé quién la pronuncio primero, pero le escuché decir a Borges en un reportaje (alguna vez lo tuve grabado, supongo que si uno bucea en la red podrá hallarlo), y reproduzco, porque es mi frase favorita acerca de la lectura:

      “El verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo. Yo siempre les aconsejé a mis estudiantes que si un libro los aburre lo dejen; que no lo lean porque es famoso, que no lean un libro porque es moderno, que no lean un libro porque es antiguo. La lectura debe ser una de las formas de la felicidad y no se puede obligar a nadie a ser feliz.

      Eliminar
  2. Muy buena la entrada. Me ha gustado el inicio de Cien años de soledad. Te comparto el inicio del libro que estoy leyendo: "Nunca he sido lo que se diría un hombre llorón. Mi ex mujer alegó que el motivo principal de la separación era mi inexistente gradiente emocional (como si el tipo que conoció en las reuniones de Alcohólicos Anónimos no hubiera influido)". 22/11/63 de Stephen King

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mariana. ¿Lo estás leyendo en el club de lectura de quelibroleo? Si no lo estás leyendo con ellos, pásate que seguro te gustará https://www.facebook.com/pages/Club-de-Lectura-Quelibroleocom/253791357984468

      Saludos.

      Eliminar
  3. En un lugar de la.mancha de cuyo nombre no.quiero.acordarme.vivía el Hidalgo Don Quijote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose Antonio. El Quijote es una de mis asignaturas pendientes. Quizás si me lo hubiera leído estaría en el top ten.
      Gracias por comentar.

      Eliminar
  4. Me parece que todos los ejemplos postulados aluden al tema (como en "Orgullo y prejuicio" o "Lolita") o describen el escenario o la primera acción. Algo curioso pasa con el Principito, y es que ese principio esta muy mal elegido, porque en realidad no quiere decir nada, habría que poner esa página entera, por ende es un principio poco contundente.

    Así, ésta me parece una selección bastante superficial, y no sólo porque sean los inicios de libros a leer en la escuela secundaria, sino porque no tienen nada de contundente. Incluso en Homero "Háblame, musa...", encontramos mucha mayor intensidad y significado. Cortázar hace preguntar "¿Encontraría a la Maga?". "Allá en los buenos tiempos (y qué buenos tiempos), había una vez una vaquita" dice Joyce, como si realmente fuese un niño quien lo contara.

    Mi favorito personal: "Hoy a muerto mamá. O quizá ayer. Hoy recibí un telegrama «Ha muerto su madre. Entierro mañana. Sentidas condolencias.» Pero no quiere decir nada. Quizá haya sido ayer."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El extranjero, de Camus, también me encanta y no solo el inicio. Ah, y ojalá en la escuela secundaria, el alumnado leyese todos estos maravillosos clásicos...
      Saludos,

      Eliminar
  5. Cien años de soledad. Para mí es el mejor comienzo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Antonio, tu buen gusto es más que notable.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Muy padre post, me dio una idea para retomar escribir en mi blog. Lo estoy enlazando al tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yolanda. Cuando le des forma a la entrada pásate por aquí y me la enseñas, ¿ok?

      Eliminar
  7. Muy buena idea, y muy buena elección de frases.

    Mis favoritas: la de Orwell, la de La Conjura de los Necios (libro que llegó muy adentro), el del Principito (EL LIBRO para niños) y el de Saramago.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto. La Conjura de los Necios es para mi un libro de culto, las desventuras del pobre Ignatius no tienen perdida, y a su manera son épicas. Gracias por molestarte en contestar. Saludos.

      Eliminar
  8. Me gusto mucho la entrada, es interesante nunca pensé en que principio de libro me gustó más. Pero coincido contigo en cuanto a "Orgullo y prejuicio". También me gusto mucho el inicio (y todo el libro de hecho) de "PD: Te quiero." Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra. "Posdata: Te quiero" no lo he leído, pero en la web que tengo de referencia la ponen bastante bien. Saludos.

      Eliminar
  9. A mí me gustó mucho el comienzo de 35 muertos, de Sergio Álvarez:
    "Botones cometió el último crimen nueve meses después de muerto; mientras vivió y anduvo suelto por Colombia asesinó a trescientos veinticuatro ingenuos que tuvieron la mala suerte o el atrevimiento de cruzarse con la rabia, las ambiciones o las armas que el bandolero siempre escondió bajo la ropa".
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. La verdad es contundente ese inicio. Ni siquiera conocía el libro. Ahora gracias a ti, investigaré un poco más por si entra un día de estos en la lista de futuribles. Saludos.

      Eliminar
  10. Mi favorito siempre ha sido Orgullo y Prejuicio, ¡y siempre lo será! Lo dice todo y de forma tan irónica. Y, aunque lo tengo en pendientes, uno que me encanta es "Llámame Ismael" de Moby-Dick.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Delia. No he leído Moby Dick, pero conocía el inicio. Orgullo y prejuicio es una de esas lecturas imprescindibles para todos los que nos gusta la lectura. Saludos.

      Eliminar
  11. ¡Me ha encantado esta entrada! Hay varios que ya he leído, y otros inicios que nada más me dejan con ganas de leerlos ya, principalmente 1984 y Lolita.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tania. Son dos novelas buenísimas y completamente distintas. Ahora está de mucha actualidad la de "1984", a raíz del último escándalo que ha salpicado a la Casa Blanca. Saludos.

      Eliminar
  12. Hola, me ha gustado mucho tu blog y este post, yo estoy ahora con "La conjura de los necios" y me está encantando, mañana mismo ya le habré acabado.... 1 fuerte saludo y me apunto alguna de las obras aquí descritas para leer más adelante....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo. Si la próxima vez que comentas pones tu nombre mejor, porque ¡¡¡anónimos hay tantos!!! Ignatius es lo peor, pero se le coge muchísimo cariño. Saludos.

      Eliminar
  13. Enhorabuena, te hemos concedido el premio “LIEBSTER AWARD”, esta vez vamos a jugar al escondite, pero en la joyería de nuestro amigo Antonio Mota. Empezamos, te dejo el enlace, para que comiences a jugar. Mucha suerte y que gane el mejor. Besitos babosos.
    http://anticrisis2013.blogspot.com.es/2013/06/premios-en-la-joyeria.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Guillermo. Muchas gracias por pensar en mi. Saludos.

      Eliminar
  14. De las que has citado, David, me quedo con la de Scaramouche.

    Me encanta cómo pinta este blog, agregado de mi puñado de blogs a seguir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida Marina. Precisamente el comienzo de Scaramouche lo intento aplicar a mi vida cotidiana. Muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  15. Me encanto la entrada, coincido con "cien años y orgullo y prejuicio" son de mis novelas favoritas, y esta en mis pendientes "Lolita" Saludos desde México.

    ResponderEliminar
  16. He leído 9 de esos 10 y, encima, gran parte de ellos son de mis libros favoritos. Buena entrada ;-)

    ResponderEliminar
  17. Martha Mendoza y relatosmagar.com , es una entrada con la que disfrute mucho y además es una de las que más han gustado del blog. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. "Quizá porque nació en octubre, entre aromas de tierra húmeda, cuando las hayas amarilleaban, la abuela india siempre pensó que por las venas de aquel ser corrían duendes de otoño..." (Secretos que me visitaron en octubre/Jesús Diego-Somonte)

    ResponderEliminar
  19. "Una mañana, después de un sueño intranquilo, Gregor Samsa se despertó convertido en un monstruoso insecto." La Metamorfosis, de Franz Kafka.

    ResponderEliminar
  20. "En la noche del 20 de diciembre de 1849 un violentísimo huracán azotaba a Mompracem, isla salvaje de siniestra fama, guarida de temibles piratas situada en el mar de la Malasia, a pocos centenares de kilómetros de las costas occidentales de Borneo..."

    ResponderEliminar
  21. Geometría hecha carne. No había otro apelativo para lo que se alzaba ante ella.
    Jamás había sentido miedo, y de repente el vacío a su espalda comenzó a tener sentido. El vacío. Así, directo. Sólo tenía que impulsarse hacia atrás para terminar con todo. No supondría una mala solución.

    —Un Día Perfecto para Elis—

    ResponderEliminar